miércoles, 23 de junio de 2010

NELLY FERNÁNDEZ ÁRIAS

NELLY FERNÁNDEZ ÁRIAS

Una niña testigo de la Guerra Civil en Avilés fue Nelly Fernández Arias. Nace en Pravia en el año 1932. A pesar de su corta edad, guarda entre sus recuerdos imágenes imborrables de aquellos años, pues su familia fue víctima de una dura represión con la llegada de las tropas franquistas. Su abuelo, Fernando Arias Arias, era Consejero Municipal en el Ayuntamiento de Avilés y era consciente de esta amenaza poco antes de la llegada de los franquistas a Avilés:
«Mi abuelo insistió en que marcharan, la abuela Honora García Olamendi, con mi madre Honorina Arias García, una tía, yo misma y dos hermanos. Salíamos el 9 de septiembre de 1937 de San Juan de Nieva en un barco inglés, creo que fuimos bombardeados por el «Cervera», logrando llegar a Burdeos desde donde nos trasladaron a Cataluña».
Nelly Fernández recuerda los días en Francia y en Barcelona con nitidez. Sin embargo, comenta, que si bien la Guerra Civil fue dura, aun lo fue más la posguerra.
Su abuelo fue detenido y llevado a la tristemente famosa Quinta Pedregal, donde fue torturado hasta morir.
«A la Quinta Pedregal llevaron a mucha gente detenida, allí les torturaban. Una de las víctimas fue mi abuelo Fernando Arias Arias, que era Consejero Municipal. Le mataron a golpes después de sacarle los ojos, un superviviente que fue testigo nos lo contó tiempo después. Mi abuela estuvo años sin salir de casa».
Estos trágicos sucesos quedarían, durante muchos años, en la memoria familiar. Nelly Fernández cuenta que en su casa siempre se habló con normalidad de todos estos hechos. Y en este ambiente progresista crece Nelly Fernández, quien, con el tiempo, se convertiría en una luchadora por las libertades.
Durante los últimos años de la dictadura franquista prepara en la clandestinidad la formación de la Agrupación Socialista de Avilés, junto a Paz González y otros compañeros y compañeras.
Al llegar la democracia es concejala por el PSOE en el Ayuntamiento de Avilés durante dos mandatos, entre 1979 y 1987.
En 1986 fue elegida senadora por Asturias, cargo que desempeñará durante tres legislaturas entre los años 1986 y 1996. También fue Diputada de la Junta General del Principado de Asturias entre 1983 y 1987.
Posteriormente ha sido presidenta de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer, y de la Asociación de Mujeres Progresistas 8 de Marzo.
En 2005 recibió el Premio Purificación Tomás entregada por la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo.
Actualmente es Presidenta de la Asamblea de la Cruz Roja Avilés y colabora en Asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica.
ESQUEMA RESUMEN DE SU ACTIVIDAD POLÍTICA EN LA DEMOCRÁCIA
o Mandatos en Corporaciones Locales:
 Concejala Ayuntamiento de Avilés (Asturias)
 Mandato 1979-1983 durante el periodo 1979-1983
 Mandato 1983-1987 durante el periodo 1983-1987
o Mandatos en Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas:
 Diputada de la Junta General del Principado de Asturias
 I Legislatura durante el periodo 1983-1987
o Mandatos en las Cortes Generales:
 Senadora electa por Asturias
 III Legislatura (22/06/1986 al 02/09/1989)
 IV Legislatura (29/10/1989 al 13/04/1993)
 V Legislatura (06/06/1993 al 09/01/1996)
Fuentes:Todoslosnombres de Asturias
Senado: Senadores: Ficha personal

lunes, 3 de mayo de 2010

ROSARIO DE ACUÑA

Fue la primera mujer que habló desde la tribuna del Ateneo de Madrid en 1884 y la segunda mujer del siglo XIX en estrenar en el "Teatro Español".

Fue una mujer preocupada por su condición: ensayista y escritora. Nació en Madrid en el año 1851, en el seno de una familia aristocrática de la que heredará el título de "condesa de Acuña", que no utilizará nunca. Son sus padres Felipe de Acuña y Dolores Villanueva y desciende de la familia del obispo Acuña, impulsor de la rebelión de las Comunidades castellanas en la época de Carlos V.
Con graves problemas en la vista desde su nacimiento (de los cuatro a los dieciséis años estuvo casi ciega), mejoró algo con el tiempo, pero sin llegar nunca a disfrutar de una visión correcta. Tenía, sin embargo, una vigorosa complexión física, a la que sin duda ayudaba la saludable vida en el campo que solía llevar.
En sus primeros años asistió a un colegio de monjas, pero su ceguera le impidió continuar las clases y le facilitó, en cambio, ese gusto por la introspección tan evidente en toda su obra. Comienza a viajar al extranjero, en cuanto sus condiciones físicas se lo permiten, y adquiere una formación desconocida en otras jóvenes de su tiempo.
En 1867, visita la Exposición de París y reside en Italia durante el periodo en que su tío, el historiador Antonio Benavides, es embajador. También viaja durante esos años por Francia y Portugal.
Los primeros trabajos que conocemos, fechados en 1874, son poesías publicadas en la prensa y pronto aparecerá su primer libro, también en verso.
En el año 1876, se produce un acontecimiento memorable: el estreno de su primera obra de teatro, Rienzi el Tribuno (un alegato contra la tiranía, inscrito en la corriente renovadora del teatro historicista romántico), en Madrid y en el Teatro del Circo, para lo que contó con el apoyo familiar.
En 1882, empieza a hacer públicas sus ideas en una revista específicamente femenina, El Correo de la Moda, la revista de más larga duración del pasado siglo y en la que colaboraban los principales autores de la época.
El fallecimiento de su padre a los 55 años, en 1883, supuso un duro golpe del que tarda en recuperarse y que la obliga a suspender sus trabajos durante una larga temporada. En adelante, su padre aparecerá siempre como el destinatario de sus principales obras.
El año 1884 es importante para todas las mujeres españolas porque, por primera vez, en un hecho sin precedentes, una de ellas, Rosario de Acuña ocupará la cátedra del Ateneo de Madrid para ofrecer una velada poética de gran resonancia en los ambientes literarios.
A comienzos de 1885, se adhiere públicamente a la causa de los librepensadores y colabora en Las dominicales del Libre Pensamiento. Empieza una etapa en su vida en la que la sociedad reconocerá en ella su talento, pero desaprobará lo que consideran un extravío en una mujer que se permite publicar a los cuatro vientos lo que piensa, a pesar de ir contracorriente de las modas y del pensamiento conservador dominante.
En marzo de 1888, pronuncia dos conferencias en el Fomento de las Artes, sobre "Los convencionalismos" y "Las consecuencias de la degeneración femenina", que tratan sobre la condición de la mujer. Su preocupación por la "regeneración" de la nación española, que sólo es posible mediante el protagonismo creciente de la juventud, es otra constante de estos años.
Viaja a caballo para no perder el contacto con los campesinos y obreros de los lugares más recónditos. Lleva también a la práctica lo que aconseja en sus libros, y se pone al frente, durante una temporada, de una granja avícola experimental que tiene en Cueto (Santander), cerca del lugar donde reside su madre.
En 1909, recuerda una antigua invitación de los directivos del Ateneo-Casino Obrero de Gijón, realiza gestiones y se organiza para vivir los últimos años de su vida en un lugar apacible y frente al mar Cantábrico. Es así como decide asentarse en la Villa de Gijón. Colabora, sin cobrar nunca, en periódicos americanos y las Hojas Libres que editaba Bonafoux en París y Londres.
En 1911, a causa de un polémico artículo, con el que respondía a la agresión sufrida por unas estudiantes extranjeras y españolas a cargo de unos universitarios madrileños, se organizan protestas y algaradas públicas, apoyadas por Acción Católica, pidiendo su ingreso en prisión. Ante el cariz que toman los acontecimientos, decide exiliarse en Portugal -donde pasa cuatro años- hasta el momento que la indulta el conde de Romanones, cuando éste se hace cargo del Gobierno. Los acontecimientos que habían de acompañar este destierro no hacen sino empeorar su situación económica y la obligarán a vivir con gran modestia en su casita del Cervigón (Gijón), hasta el día de su muerte, que ocurre el 5 de Mayo de 1923.
Entre tanto, en Gijón, se había convertido en una figura respetada y controvertida. Para unos, heroína clarividente; para otros, una mujer poco digna de la consideración que se le profesaba.
En Gijón, quizá la ciudad que mejor supo guardar su nombre, durante unos pocos años de la Segunda República, una carretera que conducía a su antigua casa se llamó "Avenida de Rosario de Acuña". Después, durante el largo periodo de la Dictadura, una lápida en el Cementerio Civil, una casita emblemática en los parajes que hoy llevan su nombre y unas manos anónimas que nunca faltaron cada primero de Mayo para dejarle flores en su tumba, mantienen hasta hoy encendida la memoria de la escritora.
AMELIA VALCÁRCEL BERNÁLDO DE QUIRÓS
Nace en Madrid en 1950
Perteneciente al Partido Socialista Obrero Español, Agrupación Municipal de Oviedo. Estudió Filosofía en las Universidades de Oviedo y Madrid. Su formación inicial fue analítica, pero sus primeros trabajos los dedicó al Idealismo Alemán. Durante tres décadas, fue docente en la Universidad de Oviedo, (Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación) y actualmente es catedrática de Filosofía Moral y Política de la U.N.E.D.
Tiene una amplia labor docente e investigadora: ha dirigido, coordinado y presidido seminarios y congresos, y ha participado en diferentes proyectos de investigación sobre filosofía, valores y posición de las mujeres. También ha formado y forma parte de jurados de investigación nacionales e internacionales, así como de consejos de redacción de varias revistas y colecciones editoriales. Fue directora de la revista Leviatán.
Como consecuencia de su compromiso con lo público, ha desempeñado diversos cargos: actualmente es Consejera de Estado y Vicepresidenta del Real Patronato del Museo del Prado. Además, entre 1993 y 1995 fue Consejera de Cultura, Educación Deportes y Juventud del Gobierno del Principado de Asturias, siendo presidente Antonio Trevín Lombán. Su vida académica tiene dos vertientes: la Filosofía y el Feminismo. Con varias obras relevantes y algunas traducidas a otros idiomas, sus primeras publicaciones estuvieron dedicadas a Hegel, al Idealismo Alemán, a los conceptos clave de la Filosofía Moral y a la capacidad de esta para establecer y normativizar los géneros sexuales. Se la considera, dentro del Feminismo Filosófico, parte de la Corriente de la Igualdad.
Trabaja en estrecho contacto con Celia Amorós y Victoria Camps. Colaboró repetidamente en el Seminario de Antropología de la Conducta dirigido por Carlos Castilla del Pino. Irrumpió en el pensamiento español con la provocativa tesis del Derecho al mal (1980). Trabajó con posterioridad la “heterodesignación mujer", el concepto de poder, el concepto de igualdad, y su papel en la génesis del pensamiento moderno.
Más tarde investigó los temas clásicos de ontología en el intento de fijar la Ontología de la Modernidad y sus pensamientos de referencia. Postmodernidad, secularización, declive de la explicación religiosa del mundo y aparición de la ética moderna son los puntos nodales de su pensamiento. El rasgo que define su pensamiento feminista es el tematizar el feminismo dentro de la historia canónica de la filosofía política. Su último libro es "Feminismo en el mundo global" (2008).
Obras
• Hegel y la Ética (1989)
• Sexo y Filosofía (1991)
• Del miedo a la igualdad (1993)
• La política de las mujeres (1997)
• Ética contra estética (1998)
• Rebeldes (2000)
• Ética para un mundo global (2002)
• Hablemos de Dios (2007), escrito en colaboración con Victoria Camps.
• Feminismo en un mundo global" (2009)
Ediciones
• El Concepto de Igualdad
• Los Desafíos del Feminismo
• Pensadoras del siglo XX
• El sentido de la Libertad
• El Debate del voto femenino en la Constitución de 1931

Seguidores