domingo, 18 de diciembre de 2016




LA EXCLUSIÓN SOCIAL Y EL EMPLEO

En nuestra sociedad, el trabajo asalariado es considerado como un factor de integración social, mientras que el desempleo se concibe no solo como un problema económico sino como un problema socio-personal. Igualmente, el acceso a un puesto de trabajo es fundamental para la autonomía de las personas y, muchas veces, en el caso de aquellas con dificultades especiales o en riesgo de exclusión o vulnerabilidad, esa inserción laboral constituye el único camino que conduce a su integración en la sociedad.
Teniendo en cuenta que la participación en el mercado laboral es una de las mejores vías para conseguir una efectiva integración, y aunque un empleo por sí solo no sea garantía de éxito frente a situaciones de riesgo, uno de los ámbitos de la intervención social es la inserción ocupacional, que se relaciona con tres grandes líneas de actuación:

1) Medidas socio-políticas encaminadas al fomento del empleo.

2) Articulación de fórmulas que permitan una adaptación de los trabajadores y las trabajadoras a las nuevas condiciones del mundo laboral.

3) Medidas a favor de los grupos más desfavorecidos en aras de una política de igualdad.

Las principales características de los colectivos susceptibles de inserción ocupacional, en base a las dificultades comunes que se encuentran en su proceso de  normalización son:

Falta de habilidades sociales y personales que, a su vez, son las demandas dentro del mercado laboral.

Insuficiencia o ausencia de formación y cualificación profesional, lo que hace que se dirijan a empleos precarios y temporales.

Desinformación sobre la situación del mercado laboral, y por tanto, de los mecanismos favorecedores de su acceso al mercado de trabajo.

Carencias, en ocasiones crónicas, en la búsqueda de empleo.

Desarraigo familiar, educativo y social: La carencia de relaciones familiares dificulta la inserción laboral ya que cuando la familia, por ejemplo, apoya la finalización de estudios básicos, las personas tienen expectativas más positivas ante el empleo.

Ausencia y/o escasez de experiencia laboral regular y, si existe se trata de experiencia en el mercado informal (sin contrato, trabajo sumergido, precario…)

Falta de autonomía personal, lo que, unido a su inseguridad o falta de motivación en la búsqueda de empleo les hace tener un posicionamiento socio-laboral en desventaja y discriminatorio.

Autopercepción negativa, lo que lleva a una reducción de aspiraciones y proyectos laborales, potenciándose la inseguridad y la falta de motivación.

Carencia y/o pérdida de hábitos laborales.

Dificultades para afrontar los niveles de productividad dentro de las empresas, es decir, baja disciplina laboral, escasa constancia y bajo interés por la producción.

Existen diferencias en cuanto al género, así, la vulnerabilidad y la exclusión socio-laboral son predominantemente femeninas (familias monomarentales con bajos salarios, temporalidad, jornadas laborales muy reducidas..).

Funciones (facilitadoras) psicosociales de la ocupación laboral:
Disponibilidad de ingresos económicos.
Estructuración del tiempo.
Experiencias de contacto con personas fuera del grupo familiar.
Vinculación con metas y propósitos que rebasan a la propia persona.
Estatus social, afianzamiento y clarificación de identidad personal.
Mantenimiento de actividad habitual y cotidiana, rutinas.

El tránsito desde la zona de integración hacia la exclusión social está favorecida por los denominados factores de riesgo, que atendiendo al ámbito laboral son:
Desempleo, definido como personas desempleadas por un tiempo de más de dos años.
Subocupaciones, con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.
No cualificación laboral, personas desarrollando ocupaciones no cualificadas.
Imposibilidad laboral, por imposibilidad física o por escasa o nula experiencia laboral.
Precariedad laboral, que aúna la baja cualificación y los ingresos por debajo de Salario Mínimo Interprofesional.
Los análisis económicos omiten, en la gran mayoría de los casos, una referencia explícita a los efectos psicológicos y sociales que el desempleo tiene para las personas, las familias de los desempleados y, por extensión, en la sociedad en su conjunto.
El desempleo es, en consecuencia, tanto un problema social como individual, que no sólo afecta a la estructura organizativa de la sociedad, sino también a aquellas personas que sufren en formas específicas sus consecuencias. No sólo son los aspectos económicos o políticos los que pueden verse afectados, sino también los diferentes grupos de individuos o colectivos sociales a los que condiciona en su bienestar psicosomático y en su integración social.
x

lunes, 27 de enero de 2014

PORQUE YO DECIDO




Porque yo decido.

Porque yo decido desde la autonomía moral,  que es la base de la dignidad de una persona, no acepto imposición, o prohibición alguna en lo que concierne a mis derechos sexuales y reproductivos y, por lo tanto, a mi plena realización como persona. Como ser humano autónomo me niego a ser sometida a tratos degradantes, injerencias arbitrarias y tutelas coactivas en mi decisión de ser o no ser madre.

Porque soy libre invoco  la libertad de conciencia como el bien supremo sobre el que fundamentar mis elecciones. Considero cínicos a quienes apelan a la libertad para restringirla y malévolos a quienes no importándoles el sufrimiento causado quieren imponer a todos sus principios de vida basados en inspiraciones divinas. Como ser humano libre me niego a aceptar una maternidad forzada y un  régimen de tutela que condena a las mujeres a la “minoría de edad sexual y reproductiva”.

Porque vivo en democracia y soy demócrata acepto las reglas de juego que deslindan derechos de pecados y ley de religión. Ninguna mayoría política nacida de las urnas, por muy absoluta que sea, está legitimada para convertir los derechos en delitos y obligarnos a seguir principios religiosos mediante sanción penal. Como ciudadana exijo a los que nos gobiernan que no transformen el poder democrático, salvaguarda de la pluralidad, en despotismo.

Porque yo decido, soy libre y vivo en  democracia exijo del gobierno, de cualquier gobierno, que promulguen leyes que favorezcan la autonomía moral, preserven la libertad de conciencia y garanticen la pluralidad y diversidad de intereses.
Porque yo decido, soy libre y vivo en democracia exijo  que se mantenga la actual Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo por favorecer la autonomía moral, preservar la libertad de conciencia y garantizar la pluralidad de intereses de todas las mujeres.





Porque yo decido.


Traducción al Asturianu: Berta Piñán.
Porque yo decido dende l´autonomía moral, que ye la base de la dignidá d´una persona, nun acepto imposición o prohibición dala no que toca a los mios drechos sexuales y reproductivos y, polo tanto, a la mio plena realización como persona. Como ser humanu autónomu niégome a ser sometida a tratos degradantes, inxerencies arbitraries y tuteles coactives na mio decisión de ser o nun ser madre.

Porque soi llibre invoco la llibertá de conciencia como bien supremu nel que asitiar les mios decisiones. Considero cínicos a quienes apelen a la llibertá pa restrinxila y malévolos a quienes, ensin importa-yos el xufrimientu que fain,  quieren imponer a toos los sos principios basaos n´inspiraciones divines. Como ser humanu llibre niégome a aceptar una maternidá forciada y un réxime de tutela que condena a les muyeres  a la “minoría d´edá sexual y reproductiva”.

Porque vivo en democracia y soi demócrata acepto les regles del xuegu que desllinden los drechos de los pecaos y la llei de la relixón. Nenguna mayoría absoluta nacida de les urnes, por mui absoluta que seya, va tar llexitimada pa convertir los  drechos en delitos y obliganos a siguir principios relixosos mediante sanción penal. Como ciudadana desíxo-yos a los que nos gobiernen que nun tresformen el poder democráticu, salvaguarda de la pluralidá, en despotismu.
Porque yo decido, soi llibre y vivo en democracia desixo del gobiernu, de cualisquier gobiernu, que promulgue lleis que favorezan l´autonomía moral, preserven la llibertá de conciencia y garanticen la pluralidá y diversidá d´intereses.

Porque yo decido, soi llibre y vivo en democracia desixo que se caltenga la actual Llei de salú sexual y reproductiva y d´interrupción voluntaria del embarazu pa favorecer l´autonomía moral, preservar la llibertá de conciencia y garantizar la pluralidá d´intereses de toles muyeres.



EL TREN DE LA LIBERTAD 


domingo, 19 de enero de 2014

EL GOBIERNO QUE NO AMA A LAS MUJERES



La Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo dice en su Preámbulo:

“I-El desarrollo de la sexualidad y la capacidad de procreación están directamente vinculados a la dignidad de la persona y al libre desarrollo de la personalidad y son objeto de protección a través de distintos derechos fundamentales, señaladamente, de aquellos que garantizan la integridad física y moral y la intimidad personal y familiar. La decisión de tener hijos y cuándo tenerlos constituye uno de los asuntos más íntimos y personales que las personas afrontan a lo largo de sus vidas, que integra un ámbito esencial de la autodeterminación individual. Los poderes públicos están obligados a no interferir en ese tipo de decisiones, pero, también, deben establecer las condiciones para que se adopten de forma libre y responsable, poniendo al alcance de quienes lo precisen servicios de atención sanitaria, asesoramiento o información.
(..)La especial relación de los derechos de las mujeres con la protección de la salud sexual y reproductiva ha sido puesta de manifiesto por diversos textos internacionales. (…)  Establece, asimismo, una nueva regulación de la interrupción voluntaria del embarazo fuera del Código Penal que, siguiendo la pauta más extendida en los países de nuestro entorno político y cultural, busca garantizar y proteger adecuadamente los derechos e intereses en presencia, de la mujer y de la vida prenatal.”

En la fecha, esta ley cumple y atiende perfectamente las necesidades que, en materia de reproducción, tienen las mujeres en España, pero el gobierno del Partido Popular, presidido por Mariano Rajoy Brey,  a través de su ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, tiene como objetivo su modificación. Surge esta idea desde la perspectiva ideológica religiosa católica más tradicionalista asentada y cercana al Opus Dei y tratará de eliminar la actual, basada en los plazos de la gestación, en aras de unos supuestos que se limitarán a dos:

1-Riesgo para la vida o la salud física o psíquica de la mujer, hasta las 22 semanas, con un  plazo de reflexión de siete días, con el informe favorable o aval de dos profesionales de la medicina ajenos a la práctica de la intervención y superando una serie de entrevistas de denominado “asesoramiento y estudio de las circunstancias de la vida de las mujeres”.
2-En caso de violación, hasta las 12 semanas, con el requisito previo de haber cursado denuncia de la misma.

Queda eliminado el supuesto de malformación fetal, y por supuesto la decisión subjetiva, personal e indiscutible de la decisión de la mujer interesada.

La mujer queda supeditada a la decisión de otras personas que, ajenas a sus circunstancias, vivencias, ideología, o creencias religiosas, van a emitir un dictamen sobre lo que  ella pueda o no hacer, poniendo además su salud mental en duda.

Este Proyecto de Ley presentado por Ruiz Gallardón, de resultar aprobado, supondría no sólo un ataque injustificado al derecho y a la libertad de  las mujeres en España, sino la existencia de dos clases de mujeres: las que podrán salir del país a ejercer su derecho a decidir y, por tanto con suficientes recursos económicos para ello, y un segundo grupo que se verá abocado a realizarlo de forma clandestina, sin condiciones sanitarias adecuadas y poniendo su vida en grave peligro, manifestando una brecha económica, como en las épocas más oscuras de la dictadura franquista sufrida en este país en tiempos más cercanos de lo que  quisiéramos recordar.


Si la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, dice en su  Exposición de Motivos:

“I-La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”,


podría concluirse que, de ser aprobado el Proyecto de “Ley Gallardón”, incurriría el propio Estado español en una suerte de violencia de género institucional, que coarta los derechos constitucionales de las mujeres, en su artículo 15 el derecho a la vida y a la integridad física y moral, obvia las directivas europeas, las resoluciones de la O.N.U., o la declaración de la Cumbre Internacional de Beijing que en 1995 declaró que los derechos humanos de las mujeres incluyen su derecho a ejercer el control y decidir libre y responsablemente sobre las cuestiones relativas a su sexualidad, incluida su salud sexual y reproductiva.


El Estado español no puede ni debe ejercer como tirano patriarcal contra los derechos reproductivos de las mujeres.


No puede conculcar los derechos adquiridos por y para las mujeres y que objetivamente no tienen necesidad alguna de modificación.



Recordarle al “Gobierno que no ama  a las mujeres”, que la actual  Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, permite, y en ningún caso obliga a hacer uso de ella.

lunes, 1 de julio de 2013

LEYES CONTRA LAS MUJERES DICTADAS POR LOS TALIBANES

(Del Dossier Pedagógico sobre “Derechos de las Mujeres” publicado por Amnistía Internacional).
1. Prohibición total del trabajo de las mujeres fuera de casa, incluido el de profesoras, ingenieras y casi todas las profesiones. Sólo algunas médicas y enfermeras tienen autorización para trabajar en algunos hospitales de Kabul.
2. Prohibición total de la actividad de las mujeres fuera de casa cuando no vayan acompañadas de un “mahram” (pariente masculino).
3. Prohibición para las mujeres de tratar con vendedores varones.
4. Prohibición para las mujeres de ser atendidas por un médico varón.
5. Prohibición de asistir al colegio, la universidad o cualquier organismo educativo (Los talibanes convirtieron las escuelas de niñas en seminarios).
6. Obligación de llevar un largo velo (Burqua), que las cubre de los pies a la cabeza.
7. Las mujeres que no lleven ese burka o salgan sin ir acompañadas del mahram son azotadas, golpeadas e insultadas.
8. Si a una mujer se le ven los tobillos en público, será azotada.
9. Se aplica la lapidación pública de las mujeres que sean acusadas de relaciones sexuales extramatrimoniales (Muchas de ellas han sido lapidadas hasta la muerte).
10. Prohibición de maquillarse (A muchas mujeres que llevaban las uñas pintadas se les cortaron los dedos),
11. Prohibición de hablar o estrechar la mano de un hombre que no sea un mahram.
12. Prohibición de reírse de manera audible. (Ningún hombre ajeno a la familia debe poder escuchar la voz de una mujer).
13. Prohibido llevar tacones, para no hacer ruido al caminar (los hombres no deben escuchar los pasos de las mujeres).
14. Prohibido viajar en taxi sin un mahram.
15. Prohibido aparecer en radio, televisión o acontecimientos públicos de cualquier tipo.
16. Prohibido practicar deporte o entrar en cualquier centro de deporte o club deportivo.
17. Prohibido ir en bicicleta o motocicleta, ni siquiera acompañadas de un mahram.
18. Prohibido llevar ropa de colores vivos, pues los talibanes piensan que son colores que incitan al sexo.
19. Prohibido reunirse en fiestas populares o cualquier acontecimiento de ocio.
20. Prohibido lavar la ropa en los ríos o en público.
21. Se modificaron todos los nombres que conllevaran el término “mujer”, como “jardín de mujeres”, que fue sustituido por “jardín de primavera”.
22. Prohibido asomarse al balcón de casa.
23. Obligación de pintar todas las ventanas para evitar que las mujeres puedan ser vistas desde fuera.
24. Prohibido que un sastre tome las medidas de una mujer o le confeccione ropa.
25. Prohibido que las mujeres se bañen en público.
26. Segregación total de hombres y mujeres en los transportes públicos. Los autobuses tienen carteles de “reservado para hombres” y “reservado para mujeres”.
27. Prohibido llevar pantalón largo, ni siquiera bajo el burka.
28. Prohibido fotografiar o filmar a una mujer.

29. Prohibido imprimir fotos de mujeres en periódicos o libros o de colgarlas en las paredes de las casas o las tiendas.


sábado, 24 de noviembre de 2012

HAY SALIDA


….Ante el sonido de una llave en la cerradura de la puerta y la escucha en silencio, haciéndose la dormida para evitar enfrentamientos, escondida entre sus hijos como escudo, aparentando normalidad dentro de una vida anormal, rodeada por el miedo y paralizada por el pánico, sufre los golpes, las vejaciones en silencio, para no disgustar a la familia, por ver “si cambia”, hasta que toma la decisión de abandonar esta situación y huir poniendo tierra por el medio, en defensa de su propia vida y rompiendo ese círculo infernal.

Lura H. lo explica así: “Era  algo así como una roca a la que van taladrando con pequeñas barrenas y a medida que pasan los días o, mejor dicho los contratiempos que en su inmensa mayoría eran provocados y dependientes de la cantidad de alcohol que hubiese ingerido aquel día. Se van haciendo cada vez más oquedades…….llegado el momento oportuno y la circunstancia que hace de detonante acaba explotando. Y esa onda expansiva siempre, siempre, aún en el mejor de los casos te acaba minando”.

Parte de mi intervención en la presentación del libro “Nechy&Ney en Quirós” del que es autora mi amiga Laura H. En cursiva texto original de la obra.

miércoles, 3 de octubre de 2012

MODELOS DE EDUCACIÓN: COEDUCATIVA, MIXTA O SEGREGADA



Dentro de estos tres modelos que tendremos en cuenta, la coeducación, la educación mixta y la segregativa, es esta última la que puede resultar perjudicial en mayor medida para el normal desarrollo de  niñas y niños.

Vivimos en una sociedad donde el sistema patriarcal está afianzado, por tanto, si desde la infancia comenzamos a separar, a diferenciar a niñas y niños y no se lleva a cabo una educación que favorezca las aptitudes y actitudes personales, estamos cerrando posibilidades por el mero hecho de pensar qué cosas corresponden a niñas y qué a niños,  finalmente quienes saldrán perjudicados son ellos y ellas y por ende la sociedad en general a medio plazo.
La educación segregada ha tenido su cabida en una sociedad pretérita, donde la religión católica, en el caso de España, ha tenido mucha influencia en tiempos de la dictadura franquista y ha estado muy relacionada con una visión de la sexualidad culpabilizada y demonizada, muy lejos de patrones de conductas relacionales entre sexos dentro de la normalidad.
Soy de la opinión de que muchas de las situaciones de violencia de género más extremas que se han dado y se continúan dando hoy día, están relacionadas con esa visión de jerarquía y subordinación de las mujeres, arrancada desde el franquismo y donde a la mujer víctima, se le consideraba culpable en aras de su propia conducta, y donde la violencia de género no era contemplada como tal, sino como un crimen pasional, fruto de la osadía de esa mujer por disponer de su propio cuerpo y usarlo como y con quien ella hubiese decidido, por ejemplo.
La educación mixta, por otro lado, puede ser igual de perjudicial si en vez de apostar por una verdadera educación basada en la igualdad, dentro del aula, patio y cualquier otro espacio educativo, se potencian y refuerzan conductas basadas en las diferencias sexuales. El hecho de que el alumnado comparta el mismo espacio no es suficiente garantía de igualdad. Es necesario educar en igualdad y eso es una tarea que se habrá de hacer de forma consciente en la sociedad actual, donde juguetes, cuentos, canciones, películas, publicidad, etc., lanzan mensajes que continúan perpetuando roles de género de subordinación de la mujer al hombre, por más que las leyes abunden en su control, así como el modelo de relaciones familiares que niñas y niños vivan y observen.
Probablemente todas las respuestas van a considerar la educación segregada como altamente perjudicial para el proceso de igualdad en curso entre mujeres y hombres.
Habría que reflexionar sobre los motivos que tienen las personas y organizaciones que apoyan este tipo de educación.
Ya el planteamiento se hace partiendo de los beneficios que tendría para las niñas, que son más “listas”, intentando así camuflar su concepto androcéntrico de la sociedad.
Parten de la diferencia biológica que existe entre mujeres y hombres y su intención es la de educar en las diferencias de género, perpetuar los diferentes roles adjudicados históricamente a cada uno de los sexos.
Es la ideología conservadora, esa que defiende el papel de la mujer como pilar de la familia, como protectora, un ser humano dotado de las virtudes necesarias para ser el sostén emocional de grupos humanos que marquen su ideal de sociedad: El de “la mujer mujer” que diría el ministro Gallardón.
Es evidente que el tratamiento dado a unas y otros con este tipo de educación sería diferente. Y si ahora resulta políticamente incorrecto fomentar la desigualdad, el respaldo que dará esta segregación a los grupos que la defienden será infinito. La veda está abierta para normalizar la situación de desigualdad que venimos sufriendo las mujeres desde el principio de los tiempos.
Y si pretenden mantener el discurso del beneficio para unas y otros y la falacia de su concepto de igualdad, será a través del currículum oculto como irán conformando las mentes de niñas y niños para socializarlos según los diferentes roles adjudicados a cada cual. El modelo segregado sería un gran paso atrás en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, de igualdad de oportunidades, de igualdad de derechos, de igualdad de posición desde la que mirar el mundo y tal es así que no se utiliza esa palabra, sino la eufemística: separación.
Pienso que la coeducación ha de ser el único modelo que el sistema educativo debe contener pues atiende a los principios generales de igualdad de género e igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. La igualdad es un logro que sólo se podrá conseguir si desde el ámbito educativo se imparten valores igualitarios. Todo lo que no sea así, será segregacionista, excluyente, sectario y como consecuencia desigual. Y la desigualdad provoca la violencia de género en todas sus diferentes manifestaciones.
En este sentido, habría que aclarar que todo cambio en el modelo educativo hacia el segregacionismo implica una vuelta a valores de desigualdad, a la xenofobia y a la homofobia, pues el desconocimiento que ese sistema provoca entre los sexos conduce a estas situaciones. Todas las personas que tenemos una cierta edad, hemos vivido el segregacionismo y evidentemente no tuvimos una sociedad mejor por ello.
La discriminación hacia las mujeres así como otro tipo de discriminaciones por razón de género, sexo, raza ó religión, parten del segregacionismo y de estigmatizar a la población "diferente" como algo negativo, fuera de la generalidad. Segregar en un sistema educativo es excluir o apartar a unas personas de otras por razón de sexo.
Aún si fueran ciertas las opiniones científicas  y expertas en biología, etc., en el sentido de las capacidades diferentes de hombres y mujeres y lo que es innato y no, cosa que no está demostrada, la humanidad debería plantearse una pregunta: ¿Preferimos una población de personas exclusivamente inteligentes pero emocionalmente pobres y desiguales?, o por el contrario ¿preferimos una población inteligente que además tenga un aceptable nivel de felicidad, nivel que viene dado por los beneficios que conlleva la igualdad de género, la igualdad de oportunidades....?
Evidentemente es mucho más deseable esta segunda opción. Sin embargo en la historia de la humanidad siempre nos encontramos con segregacionistas que utilizan este método para excluir y apartar, para dogmatizar y para hacer una selección de lo que es correcto y de lo que no, y en base a ello formar una sociedad a la medida de sus pretensiones y no de las del común de las mujeres y hombres que formamos el conjunto de la población, disfrazando lo imposible bajo una fuerte carga ideológica, que no lógica.

Seguidores